Por qué Córdoba

Córdoba, ciudad estudiantil

Córdoba es llamada “La Docta” porque alberga la Universidad Nacional de Córdoba que, tras su fundación hace ya más de 400 años, se convirtió en la única universidad del país durante más de dos siglos y una de las primeras de América. Esta hermosa ciudad también fue cuna de la primera universidad privada, la Universidad Católica de Córdoba. Los cordobeses no solo tienen el orgullo de contar con estas dos prestigiosas instituciones, sino también con otras universidades privadas, centros de estudios terciarios y numerosas academias que ofrecen cursos de todo tipo. Por esta razón, cada año sigue reuniendo a miles de estudiantes que llegan de distintas provincias y del extranjero para realizar sus estudios.

 

Córdoba, corazón de Argentina

Córdoba se encuentra en el centro del país, posición estratégica para viajar y conocer las distintas regiones de Argentina. Esto hace que los fines de semana se puedan aprovechar para conocer algunos puntos de interés turísticos en provincias cercanas.
Córdoba cuenta con una terminal de ómnibus, de la que parten distintas líneas de autobuses hacia todo el territorio y países limítrofes. A diferencia de otras partes del mundo, el sistema de autobuses en Argentina, y en el resto de Latinoamérica, está perfectamente equipado para recorrer largas distancias muy cómodamente.
Para los viajeros reacios a pasar muchas horas viajando para llegar a destino, Córdoba tiene un aeropuerto de nivel internacional, desde donde parten vuelos principalmente domésticos y hacia algunos países vecinos.

 

Córdoba, segunda ciudad del país

Córdoba es la segunda ciudad de Argentina, después de Capital Federal, con aproximadamente 1.500.000 habitantes. Su población reducida, en comparación con Buenos Aires, hace que resulte una ciudad mucho más segura.
Como dicen los cordobeses, Córdoba es un pueblo grande, donde mucha de su gente suele encontrarse por casualidad en la calle o conocerse a través de amigos. Además, en los barrios céntricos y aledaños, se pueden hacer muchos de los trayectos a pie, ya que todo queda más o menos cerca y es bastante tranquilo.

 

Córdoba, ciudad turística

Córdoba tiene una gran cantidad de puntos históricos y culturales importantes. La mayoría se sitúa en la zona céntrica y se destacan, entre ellos, la Plaza San Martín, la Catedral, el Cabildo y la Manzana Jesuítica, declarada Patrimonio de la Humanidad.
A Córdoba se la puede descubrir también paseando por las calles peatonales del centro y recorriendo el casco antiguo y los barrios de Nueva Córdoba, General Paz y Güemes.
Asimismo, Córdoba ofrece al visitante la posibilidad de conocer sus museos, que se pueden visitar durante el día y, en los últimos años, en La Noche de los Museos, la cual se organiza en algunas fechas puntuales.
Mientras tanto, los amantes de la vida al aire libre pueden correr, patinar, caminar o pasar la tarde en familia o con amigos en la costanera del Río Suquía, o en uno de los muchos parques o plazas que posee la ciudad.
Por otra parte, quienes disfrutan de la vida nocturna, encontrarán propuestas para todas las edades, entre ellas, ir al cine, teatro, discos, bares, pubs y muchísimas opciones gastronómicas a la hora de cenar.

 

Córdoba, provincia turística

El turismo en la provincia es aún más importante que en la ciudad, ya que Córdoba brinda, en todas sus regiones, una gran oferta de actividades que combinan naturaleza, deportes, cultura, diversión y una extensa gama de servicios.
Si hablamos de naturaleza, Córdoba ofrece infinidad de propuestas. En verano, las pequeñas localidades de las sierras se inundan de turistas que buscan tranquilidad y suelen pasar los días zambulléndose en ríos, arroyos, cascadas y lagos.
También se puede descubrir el mundo natural cabalgando, escalando el Cerro Champaquí (el pico más alto de la provincia), o sumándose a las muchas opciones de turismo alternativo.
Con respecto a los deportes, el visitante puede elegir entre experimentar la adrenalina de practicar paracaidismo, parapente o kitesurfing; realizar deportes acuáticos, especialmente en los lagos de la región; o bien, ponerse sobre ruedas y hacer ciclismo en el valle del Río Pinto o presenciar el Rally Mundial de Automovilismo.
Si nos enfocamos en la cultura, en la provincia de Córdoba se destaca el Camino de las Estancias Jesuíticas, declarado Patrimonio de la Humanidad. Y para los seguidores de la emblemática figura del Che Guevara, en la localidad de Alta Gracia, se encuentra el Museo Casa del Che.
En cualquier época del año, las sierras se pueden descubrir simplemente paseando por sus acogedores pueblecitos, degustando sus productos típicos y comprando artesanías locales. El turista puede también acercarse y participar de alguna de las muchas fiestas que tienen lugar en la pintoresca Villa General Belgrano.
Durante la noche, especialmente en verano, la vida nocturna vuelve a renacer y el visitante puede ir al casino, teatros, discos y bares, y también asistir a algunos de los tantos festivales que se celebran.

 

Córdoba, una ciudad que te hará vibrar de emociones, una provincia con encanto.

¡Vení a descubrirla!